preloader image
El pañal plano de algodón de ojo de perdiz 80x80cm

Precio

preloader image
 


El pañal plano de algodón de ojo de perdiz es la solución de pañal para bebés más clásica y versátil utilizada durante siglos. Es el más económico, fácil de usar y se seca en poco tiempo (en verano a pleno sol se seca súper rápido y huele a fresco 😉). Simplemente podemos doblar el pañal en un rectángulo o realizar "origami" con él (cómo hacerlo lo especificamos aquí 😉). Realmente hay muchas formas y variaciones; realmente sólo nos limita nuestra imaginación. El tejido de ojo de perdiz (llamado así porque se parece a los ojos de una perdiz si se mira de cerca) es más compacto, más denso y, por lo tanto, más absorbente, distribuyendo la humedad sin aumentar significativamente el grosor del pañal. Tallas disponibles:


40x40cm: muy recomendable para bebés prematuros y recién nacidos de menos de 3kg

50x50cm: de 3kg a 5kg

60x60cm: para recién nacidos grandes y en general para bebés de más de 4kg, según las necesidades y la envergadura corporal

70x70cm y 80x80cm: para bebés de más de 6-7kg según las necesidades y envergadura corporal


Instrucciones de lavado: lavar a máquina a 60ºC. No se recomienda planchar ya que este proceso reduce la absorbencia del pañal (si se seca en secadora, puede planchar solo los bordes para evitar que se doblen). No lavar en seco. Se puede secar en secadora, pero no se recomienda, ya que puede acortar significativamente la vida útil del pañal. No usa blanqueador. Se recomienda secar al aire (los bordes se secarán suavemente cuando se seque al aire). Se recomienda utilizar detergentes en polvo que contengan un compuesto llamado TAED (Tetraacetiletilendiamina).

Antes del primer uso: antes de lavar los pañales de su bebé por primera vez, déjelos en remojo durante la noche en agua caliente con jabón lavavajillas para acelerar el lavado de los aceites contenidos en el algodón. Como el algodón es una fibra natural, necesita de 5 a 9 lavados para volverse completamente absorbente. Se recomienda realizar mínimo un primer lavado del pañal antes de empezar a usarlo y lavarlo con la frecuencia que se necesite (esto elimina el dilema de lavar ropa limpia, en el caso de que esto te suponga un problema).

Cuidado diario: el pañal que le quitas al bebé debe lavarse (cómo hacerlo correctamente aquí 😉). Si después del lavado encuentras que hay manchas de caca en el pañal,es una buena idea exponer el pañal mojado a pleno sol; el sol eliminará la mancha de forma natural y mantendrá los pañales blancos. Al mismo tiempo, estas manchas no significan que el pañal esté sucio (a no ser que vaya acompañado de un olor desagradable, en cuyo caso conviene repasar y corregir algún paso del proceso de lavado).